Sobre la perspectiva y las externalidades

(El escrito contiene errores porque fue redactado con pasión de una sola sentada. Disculpas por ello)

Mi acercamiento con el estoicismo fue un 16 de diciembre del 2016. Lo recuerdo como que fuese ayer, debido a que ese día enfrenté un reto, mejor dicho, un miedo que me cambiaría la vida. Es allí donde recordé lo que había leído de filosofía desde niño, es allí donde desempolvé los libros de filosofía.

Luego de aquel evento decidí utilizar la filosofía como método para mi vida, para la forma en que realizaba mi coaching y para guiar a otros, con la ferviente convicción que la filosofía es el mejor camino para vivir esta vida, sólo comparable con la teología, aunque en la mayoría de los casos es difícil distinguir una de otra.

Lo primero que me enseñó la filosofía fue sobre las perspectivas y las externalidades. Leía sobre como Séneca nos dice que sufrimos más en pensamiento que en realidad o como Marco Aurelio nos indica que nuestra mente se tiñe con el color de los pensamientos. Medité sobre esto, mientras leía sobre estoicismo, para darme cuenta que el problema estaba en mi perspectiva. Mi perspectiva de la vida, mi perspectiva sobre el dinero, mi perspectiva sobre la familia, sobre lo que era ser un papá, sobre lo que era ser un esposo y tantas otras cosas.

Una de mis primeras conclusiones fue que las perspectivas son como la alimentación, tenemos que escoger qué es nutritivo para nosotros y que no. En este caso comencé por ver lo que yo estaba consumiendo para construir mi perspectiva. Estaba consumiendo medios sociales en demasía, que con su argumentos de vanidad, envidia y odio estaban guiándome hacia un cambio de perspectivas que a falta de palabras agregaría como desagradables. Cerré mi cuenta en algunos medios, decidí que mis publicaciones fuesen automáticas de otros y me alejé de ellos. Decidí en ese entonces que las redes sociales, en mi caso, debían de ser utilizadas para ayudar a otros. Así que dejé de publicar a mi nombre y comencé a publicar podcasts y estos escritos para que sirvieran de ayuda.

Luego de ello comencé a filtrar los medios. Filtre las noticias y las remplacé por tres newsletters que son lo único que leo (algunas veces) por las mañanas. Sí les interesa por favor escríbanme a mauriciogaritag@gmail.com y con gusto las comparto. Sólo no quiero que este blog parezca de publicidad. Al filtrar las noticias me encontré con un bello amanecer que me ayudaba a tener concentración.

Finalmente comencé a ver lo que decía, a tratar de limpiar mi perspectiva sin afectar a los demás. Para ello comencé a leer, cada vez más sobre filosofía, sobre estoicismo, sobre finanzas y sobre la vida. Me sumergí en lecturas para aplicarlas en mi vida y puedo decir que hoy, a unos cuatro años, estoy en un lugar diametralmente distintos.

La razón por la que menciono las perspectivas es que tienen que ver con las externalidades, algo que de acuerdo a Epíteto, no tenemos control. Gasté mucho tiempo viendo como las externalidades me afectaban, jugando a la defensiva cuando tenía la mejor delantera del mundo. Es allí cómo me decidí comenzar a proponer, comenzar a exigir y comenzar a compartir. Es allí donde la vida comenzó a cambiar. Pasé de ser el actor de reparto en la película de mi vida a ser el actor principal. Fue sólo al aceptar que la vulnerabilidad no es debilidad, al aceptar que la aceptación es el camino a la verdad y que la perfección es la forma más fácil de nunca saborear un éxito, que encontré como la vida iba cambiando, sobre todo porque yo era distinto. Aún recuerdo con cariño la gran frase que comenzó este cambio:

“Nada ha cambiado, solo yo he cambiado, y por ende, todo ha cambiado” Marcel Proust

A manera de resumen, ¿Qué se puede hacer para mejorar las perspectiva?

  • Decida cómo quiere alimentar su mente (que va a leer, escuchar y ver)
  • Decida qué parte de su vida quiere aceptar o cambiar.
  • Comience un camino hacia la vulnerabilidad (recomiendo leer The Power of Vulnerability de Brené Brown)
  • Vida en el presente (recomiendo meditar, por ahora estoy usando Waking Up.
  • Recuerde que un dia todo esto va a desaparecer, así que ame lo que tiene hoy frente a usted.

Les deseo lo mejor,

Sinceramente,

Mauricio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s